¿Existe el acero Valyrio?

¿Existe el acero Valyrio?

Desde que salió la famosa serie Juego de tronos muchos nos hemos hecho la pregunta de “¿Existe el acero Valyrio?” pero siendo realista el acero Valyrio, es evidente que no existe en el mundo real, es una aleación ficticia.

 ¿Pero podríamos replicarlo?

Según George R.R. Martin, este metal tiene unas características muy peculiares. Es el metal más duro, ligero y afilado conocido. Los secretos de su forja se han perdido, aun que implican magia y fuego de dragón. Está claro que después de esos dos matices, nos hacen imposible replicarlo.

Ryan Consell y sus investigaciones.

Ryan Consell, un especialista en metales, el cual se describe como “Autor, académico, científico, cosplayer, creador de accesorios, podcaster, jugador, nerd, y no siempre en ese orden”, está tratando de descubrir los misterios del acero valyrio.

Explica cómo el material más lógico para empezar la comparativa sería el acero real. 

Pero se descarta rápidamente ya que el acero es bastante pesado, por este mismo motivo descartaríamos también, otro acero que se le acerca en características, el acero templado, debido a que este tampoco es especialmente ligero.

En cuanto al aspecto del valyrio destaca su color oscuro con hermosos patrones. En los libros podemos ver como el escritor nos describe cómo los personajes aseguraban que ese aspecto se debía a doblar el metal sobre sí mismo y forjar una y otra vez.

Aunque según Consell, este proceso no beneficia nada al material ya que lo convierte en un producto más quebradizo al introducir más elementos contaminantes.

¿Entonces hay algún acero que al menos se le parezca?

El metal más parecido que tenemos en el mundo real es el acero de Damasco hecho a partir de acero wootz adquirido en la India, de aspecto oscuro, ligero, resistente y con patrones en su superficie.

Como ha indicado George R.R. Martin en una conversación con un seguidor es con el único metal que se puede comprar.

Ambos aceros tanto el ficticio, como el que existió en la realidad, no solo se parecen en el aspecto sino también que ambas técnicas de producción desaparecieron con el tiempo. 

En conclusión

Si quisiéramos replicar el valyrio en la realidad, no sería acero, sería un material diferente. Los indicados serán materiales compuestos con matriz metálica y aleaciones moleculares. 

Una buena mezcla sería por ejemplo una mezcla de carburo de silicio y titanio, aunque la fabricación de estos tipos de compuestos se sale de la fabricación más antigua o habitual, ya que sus procesos necesitan ser creados en laboratorios específicos.

Deja una respuesta